Él, era aquel tipo al cual ella nunca se habría detenido a observar.
Pero ahí están ahora, juntos y complacidos.
Extraños senderos nos presenta el destino. Sólo hay que caminar sin vacilar.

yo temo hoy

18 de octubre de 2011

¿Y si fuera yo la que teme de ti?
¿Y si mañana fuera tu lecho el vacío?
Y yo la que regresa sobre sus pasos desdibujando cada línea que pinte sobre tu pecho.
Y tú el que se queda desnudo y herido, sobre tus promesas y mis palabras ahora vacías de sentido.

Es sólo que a veces retomo mis lecciones, y no imaginas cuanto he tenido que aprender; a perdonar, a reír, a extrañar, incluso aprendí a caer sin hacer ruido y en silencio levantarme.
Y parecen hoy tan lejanos esos días en que era yo quien daba la primera estocada, pero tan inminente el escozor de la nueva herida...

Id, y multiplicaos.

15 de octubre de 2011

Observo el retrato de Gabriela Mistral.
Suspiro, y armándome de valor, le exhorto: ¡Multiplícate! Que le debo diez mil a mi hermana....
quisiera seducirte día a día
y construir una muralla de deseo
entre los dos
hay miles de aves revoloteando
hay mil distracciones
y sólo un astro que seguir

quisiera desnudarte a cada mirada
y haceros sentir lo que logras
en mí
hay un valle blanqueado
hay un sendero marcado
y miles de caricias que recoger

quiero día a día en ti florecer
y rodearte de esa muralla
que día a día construyo
quiero iluminar cada uno de tus días

y arropada en tu valle
esperar la noche caer