Si volteara la cara, y diera la otra mejilla; no sólo le estaría honrando a él, sino que estaría deshonrando sus propios  principios.