Conversación con una extraña III

11 de agosto de 2013

Que la sonrisa no se te pierda, dijo la mujer mientras me devolvía un papel arrugado, que la sonrisa es lo único que no vale la pena perder.